Home GATEANDO EN Chiang Mai Zoo
Chiang Mai Zoo

Chiang Mai Zoo

0

Cuando son las 08:00 am suena el despertador. La verdad es que no nos hemos enterado de nada en toda la noche. El cansancio, el cambio horario, desplazamientos,… han pasado factura. Menos mal que el cambio horario 6 horas más que en España, en este momento, no nos ha afectado mucho. Hoy hemos decidido dar una vuelta en una actividad de que hacer con niños en Chiang Mai. El Chiang Mai Zoo. 

 Aprovechamos para tomar fuerzas con el desayuno. Tostadas, huevos fritos, zumo y café (la verdad que este último un poco malo), mientras que a Gemma le habíamos comprado un paquete de galletas y eso acompañado con un vaso de leche y unos sobres de cacao que nos trajimos de España, le fue perfecto. Precio total 120 Baht. (3 € aprox.)

El día se ha levantado caluroso y la humedad en el ambiente también se hace notar desde muy pronto. Salimos a la calle y paramos a un Songthaew, que por 60 Baht nos lleva a el zoo de Chiang Mai.

Chiang Mai Zoo con niños

El Chiang Mai Zoo es el mejor de los zoológicos de la región cuando se trata del bienestar de los animales, y el entorno.  Abierto de 08 a 16:30, tiene un precio muy bueno, adulto / niño 150 / 70 B, combinado zoológico y acuario billete de 290 / 200B, los niños menores de 4 años no pagan. Por lo que tanto por precio como por actividades, como vais a poder observar (es una muy buena opción sobre que cosas hacer con niños en Tailandia). 

Está ubicado en las laderas boscosas de Doi Suthep, con un escenario increíble. Así como los animales de todo el mundo, el zoológico cuenta con varias zonas que requieren pagar la actividad por separado, incluyendo un impresionante acuario, si no lo has pagado con la entrada anteriormente (adulto / niño 225 / 175 B), la casa de la panda (adulto / niño 100 / 50 B) y la cúpula de nieve (150 / 100B).

También tienen una buena oportunidad de ver insectos gigantes propios de la selva que rodea las instalaciones. Y creednos cuando os decimos que no es poca.

Existe un  monorraíl en el zoológico y un servicio de autobús (adulto / niño 30 / 20B) que te  lleva por un recorrido a la parte alta. Muchos recintos venden plátanos y otros alimentos para los animales; lo que a los niños les permitirá un contacto directo con ellos.

Que nos encontramos en Chiang Mai Zoo

Chiang Mai Zoo, pese a que está en un entorno increíble, presenta unas cuestas de gran pendiente. Y pese a   que empieza a presentar adaptaciones para personas que presenten discapacidades, no están adaptados al cien por cien. Por todo esto, la visita con el carrito va a contribuir a una clase extra de body-pump inesperada.

En el interior, hay puestos de comida y bebida. Añadir que el mejor Pad Thai que comimos en el norte de Tailandia, fue en el food center de este zoo. Nos lo hizo una mujer que debía tener 90 años fácilmente.

El Pad Thai es un plato típico tailandes. Combina perfectamente cuatro sabores, dulce, salado, agrio y picante. Con unos fideos de arroz planos del ancho del fetuccinne, mezcla la salsa tamarindo, que le añade acidez, en un formato como pastoso  diluido con agua que hará que el plato adquiera ese color oscuro. Y al que se le añade azúcar de caña y caldo de pescado aportándole dulzor y ese punto salado que termina con un punto picante del chile. Los fideos le dan un punto suave que viene aderezado con brotes de soja y cacahuete picado. Exquisito.

Justo antes de acceder al acuario, el monzón descargó con toda su furia sobre el parque y, así como pudimos, nos subimos al minitren que realiza el recorrido en el zoo. Nos bajamos en el food center y mientras Gemma dormía una pequeña siesta, tuvimos tiempo de recordar viejos tiempos jugando una partidita de cartas (siempre viajan con nosotros)en un enclave único. Cataratas, flamencos rosas y unos cuantos curiosos tailandeses hicieron que ese descanso momentáneo fuera una estampa difícil de olvidar.

Terminado el descanso obligado, nos dirigimos al acuario del Chiang Mai Zoo. Tras una entrada en la que te recibe un tiburón blanco que sale de la pared, estuvimos disfrutando de sus instalaciones. No son espectaculares ni su presentación es la más notable de Tailandia. Aún así, fuímos porque lo presentan como el mayor túnel  en un acuario del mundo(en el 2008), con una extensión de 133 metros, y una superficie de 1,6 hectáreas que combina zonas de agua dulce oceánicas en cavidades de 66,5 metros de ancho, habitadas por ocho mil ejemplares acuáticos de 250 especies. Con seis zonas distintas y diversas actividades, nos permitió disfrutar de la visita.

La visita con Gemma a Chiang Mai Zoo tuvo un poco de todo. Pero sobretodo una ilusión difícil de describir. En casa solemos pasarnos largos ratos mirando documentales en Youtube; cocodrilos, osos, leones, monos, forman parte de momentos en los que durante horas observa a los animales mientras no se cansa de sorprenderse de su comportamiento. Esta visita era la primera, con una cierta edad, en la que era capaz de interactuar con la información que recibía. Se podía acercar, los podía tocar, los pudo alimentar….fue una experiencia totalmente enriquecedora.

Tras pasar el día entero rodeados de animales y no dejarnos ni una esquina sin visitar, dejábamos atrás una actividad más de que hacer con niños en Chiang Mai y nos dirigíamos a la siguiente. 

Puedes consultar la información completa de este lugar aquí.

Y como no, la guerra del regateo en medios de transporte.

Tras coger otro Songthaew hacia el hotel, este tuvo su tira y afloja. Era de los pocos que había en la salida y se negaba a bajar el precio que creedme era abusivo. Al final, esperamos que se fuera y poder negociar mejor con otro pese a que entre ellos habían realizado un petit comité como complot a nuestra negativa.

Acostumbraos a esto. Es cierto que estas negociando pocos euros. Pero si conoces las distancias y el precio real del servicio también es justo que les hagas saber que no estás dispuesto a que te roben de una manera tan descarada. Vamos que una cosa es pagar uno y la otra 25. Y con esto dejo el tema que me enciendo.

Llegados al hotel, nos paramos en un 7 Eleven de los muchos que encontrareis en las cercanías de cualquier lugar mínimamente turístico. Los 7 Eleven son supermercados que abren de 7 a 11. En el hay un poco de todo lo básico para sobrevivir hasta que llegues a un supermercado (por cierto, en Chiang Mai, la cadena Tesco Lotus está muy bien para adquirir casi todos los productos necesarios para viajar a Tailandia con niños),  o restaurante. Los yogures, que te sirven con cucharita y azúcar, fruta, sandwiches, snacks y bebidas frías a precios bajos te solucionan la vida en más de una ocasión. Ya nos contareis. No desaproveches los pequeños sellos descuento que os ofrecen son muy útiles.

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *