Hasta la próxima Pai

Hasta la próxima Pai

0

Hoy tocan los preparativos para abandonar Pai. Que pena. Es un lugar que personalmente me transmite mucha tranquilidad. Uno de esos sitios en los que piensas cuando sueñas en irte a vivir a otro país. Lo he visitado en las cuatro ocasiones en las que hemos viajado a Tailandia. Toca una vez más, espero que no la última decirle hasta la próxima Pai.

Nos despertamos tranquilos y empezamos a empaquetar. Bajamos al pueblo para dejar toda la ropa limpia y vamos despidiendonos de todos nuestros amigos.

Hoy quedamos con dos tatuadores para comer y son ellos los que nos recuerdan que es la cuarta vez que les decimos adiós. Comemos en su casa.

Una mesa robusta de madera roja reúne a tres familias.

Es divertido ver como uno de ellos se casó con una chica francesa y tuvieron una hija a la que han llamado Luna. Esta niña de aspecto occidental y habla tailandesa se convierte en compañera de juegos y nos deja la tarde libre para relajarnos un poco e ir a comprar los billetes para irnos al día siguiente a Krabi.

La verdad que hemos esperado bastante para comprar los billetes pero como no tenemos nada contratado, no tenemos la necesidad de ir con prisas. Si hay billetes nos vamos, sino buscamos una alternativa y si no nos convence pues nos quedamos un par de dias más.

Donde comprar los billetes para seguir viajando.

No es el caso, una vez en Aya service, nos venden un billete de Chiang Mai a Krabi por unos 2500 baht. (unos 65 €), fletado por Bangkok Airways salimos a las 14:05 y llegamos sobre las 18:00 h. porque hace una escala en Bangkok en la que no tenemos que bajar a cambiar avión.

Ahora viene el dilema de como irnos de Pai con una niña pequeña y no marearnos en el intento.

La noche anterior conocimos en la parada de taxis a un taxista privado. Sutilmente provocamos para que supiera que buscábamos la manera de irnos alquilando un coche con chofer. El se ofreció con un precio de unos 100€. Inadmisible y menos en Tailandia. Pues nada pasamos por delante de su parada y nos para. Como ya nos hemos comido muchas de estas, le ofrecemos una cerveza en un bar cercano en el que nos conocen de años anteriores (the Kitchen) y mientras negociamos un poco el precio nos cuenta su vida. Conclusión, pese a que sigue siendo caro, la cerveza nos reduce el presupuesto a 1900 Baht. (+/-50€). Caro pero perfecto si viajas a Pai con niños. Como padre lo pagas tranquilísimamente.

Ya está, lo tenemos todo. Nos vamos al hotel con una bolsa de comida tailandesa formato Take away y finalizamos nuestro último día en el norte de Tailandia.

Hasta la próxima Pai. Uno de los mejores lugares que he visitado sin duda alguna.

tags:

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *